Receta de pulpo a la gallega o pulpo a feira

El pulpo a la gallega o pulpo a feira es un plato muy especial en Galicia, ya que es un clásico que te encuentras habitualmente en las distintas fiestas y ferias a lo largo y ancho del territorio gallego, sin importar que sea puerto de mar o zona de interior.

Ingredientes para 4 personas

2 kg de pulpo fresco o ya congelado

1 kg de patatas

Pimentón de la Vera dulce o picante, al gusto

Aceite de oliva virgen extra de 1º, al gusto

Sal gruesa al gusto

Modo de preparación:

  1. Retiraremos el pulpo del congelador la noche anterior y lo dejamos dentro de la nevera para que se vaya descongelando lentamente. Importante hacerlo en un recipiente bien grande, pues va a soltar mucho líquido al descongelar.
  2. Seguidamente ponemos agua en una olla grande y alta. No le echaremos sal, pues lo salamos después, una vez cocido. Cuando el agua ya esté bien caliente y casi ya empezando a hervir, cogeremos el pulpo agarrándolo por la cabeza y lo sumergiremos tres veces en el agua para hacer lo que se dice “asustarlo”. Lo dejamos, ahora sí, dentro del agua de cocción.
  3. Cuando el agua comience a hervir de nuevo, es cuando comenzamos a contar el tiempo, unos treinta minutos por cada 1,8 kg a 2 kg de pulpo. Vamos pinchándolo de vez en cuando para ver como está de duro en la parte más gruesa de los tentáculos. Debe ofrecer la resistencia de una patata cocida al pincharlo.
  4. Cuando acabemos de cocer el pulpo lo dejamos reposar unos minutos y luego lo sacamos a una bandeja. En la misma agua de cocerlo echamos las patatas o “cachelos” y las coceremos durante 15 minutos.
  5. Para servir el pulpo, cortaremos los tentáculos en trozos de 1 cm de grosor con unas tijeras de cocina y la cabeza en trozos pequeños.
  6. Lo servimos en un plato de madera, este mejor mojado con un poco del agua de cocción, añadimos una base de patatas. Salamos los trozos de pulpo con sal gorda, espolvoreamos con el pimentón que puede ser al gusto dulce o picante, y lo rociamos todo con un poco de aceite. Servimos bien caliente.