GIRA POR CUBA: Francisco habla de dejar de
lado ideologías por el bien de la persona

Más de trescientos mil personas, muchas venidas de otros países del continente, escucharon el mensaje del Papa en la Plaza de la Revolución.

 FREDDY VELEZ/

Enviado Especial de CORREO a Cuba

Cuba escuchó el mensaje humano, de reconciliación, misericordia y servicio de Francisco. Foto Freddy Velez
Cuba escuchó el mensaje humano, de reconciliación, misericordia y servicio de Francisco. Foto Freddy Velez
Religiosa argentina misionera. Foto: F. Velez
Religiosa argentina misionera. Foto: F. Velez

 

El papa Francisco reiteró su profundo mensaje humanista –de amor, servicio y misericordia- esta mañana de domingo en su homilía ante unos 300 mil fieles, en lo que ha sido su acto central en su gira de cuatro días por Cuba.

 

En la misa campal en la emblemática Plaza de la Revolución el máximo prelado de la Iglesia Católica dijo que había que anteponer la persona a las ideologías, habló del imperativo de servicio que obliga al ser humano y recordó la tarea cristiana de ayudar a los más frágiles –aún por encima de principios individuales.

Los periodistas, unos 300 locales y unos 800 enviados internacionales debimos estar a las 5:30 a.m. para ser transportados a la famosa Plaza de la Revolución, donde se realizó la eucaristía.

Los files, unos 300 mil -según cáculos conservadores, también madriugaron pero eso no fue óbice para que se les escuchar cantando alabanzas religiosas y se emocionaran al ver aparecer a su Santidad Francisco.

En su papa-móvil, el pontífice recorrió la plaza dándose tiempo para saludar a enfermos, tomar en brazos a infantes y darle la oportunidad a muchos de tomarle fotos mientras le saludaban.

Entre la multitud estaban no sólo el presidente cubano, Raúl Castro, sino también la presidenta de Argentina Cristina Kirchner.

En el servicio religioso hubo espacio para otros temas un tanto apartados de la fe: una apelación a la reconciliación cubano-estadounidense y un pedido para que no se desperdicie la oportunidad de alcanzar una paz duradera en Colombia.

El pontífice argentino invitó a defender a los miembros más frágiles de la sociedad y dijo ante miles de cubanos que lo importante es servir “a las personas” y no a “ideas”.
Francisco, tercer papa que celebra una misa en este lugar tras sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI, apeló a poner por delante de cualquier ideología la protección de los más necesitados.
”El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas”, continuó el papa argentino delante de Castro y próximo al gran icono que se exhibe este lugar: la gran imagen del líder revolucionario Ernesto “Che” Guevara sobre la fachada del edificio del Ministerio del Interior.

Una familia que vino a Cuba a ver al Papa desde el norte de México. Foto: F. Velez
Una familia que vino a Cuba a ver al Papa desde el norte de México. Foto: F. Velez

La referencia destacó precisamente por ser este el lugar en el que se concentran símbolos que en Cuba son los pilares ideológicos básicos del régimen cubano, al pie del monumento al líder independentista José Martí, y que La Habana utiliza frecuentemente como escaparate de su apoyo entre las masas.

 

IMG_8753Exhortación al servicio

en pro de los más frágiles

 

El pontífice citó, sin decirlo, a la escritora chilena Gabriela Mistral, al decir que “quien no vive para servir; no sirve para vivir”.

Sobre el pueblo cubano expresó que tiene “vocación de grandeza” y que debe cuidarla, pero especialmente mediante el servicio a los más frágiles.
”La importancia de un pueblo, de una nación, la importancia de una persona siempre se basa en cómo sirve la fragilidad de sus hermanos”, continuó Jorge Bergoglio, que dedicó su alocución a recordar a los cristianos que “todos estamos invitados (…) a hacernos cargo los unos de los otros por amor”.

El papa defendió el concepto del “servicio” a los demás pero alertó contra la tentación de querer beneficiar “a los ‘míos’ en nombre de lo ‘nuestro'”, porque, dijo, eso puede generar una “dinámica de exclusión”
Recordó Bergoglio que “el santo Pueblo fiel de Dios que camina en Cuba es un pueblo que tiene gusto por la fiesta, por la amistad, por las cosas bellas” y agregó que también “tiene heridas (…) pero que sabe estar con los brazos abiertos”.
”Hoy los invito a que cuiden esa vocación, a que cuiden estos dones que Dios les ha regalado, pero especialmente quiero invitarlos a que cuiden y sirvan, de modo especial, la fragilidad de sus hermanos”, añadió.
”No los descuiden por proyectos que puedan resultar seductores, pero que se desentienden del rostro del que está a su lado”, advirtió Bergoglio en la ceremonia.
”Servir significa, en gran parte, cuidar la fragilidad. Cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo”, dijo el papa.

En el primer acto multitudinario del sumo pontífice en su viaje a Cuba -adonde llegó el sábado y donde permanecerá hasta el martes próximo- se volvieron a escuchar referencias al proceso de acercamiento con Estados Unidos, que tanto debe a la mediación del Vaticano.

Después de que Francisco alentara a La Habana y a Washington a progresar en ese acercamiento ya a su llegada al aeropuerto de la capital el sábado, hoy fue el cardenal Jaime Ortega quien, al concluir la misa, agradeció al papa “haber favorecido el proceso de renovación en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos que tanto beneficiará a nuestro pueblo”.
Ortega apeló al “amor y el perdón entre todos nosotros” como “medio válido para una verdadera renovación de nuestra nación cubana” y pidió que la “llamada a la paz” de Bergoglio llegue a los pueblos cubano y estadounidense y “muy especialmente a nuestro pueblo cubano que vive aquí y en Estados Unidos”.

Con cables de EFE.