LA DEUDA QUE REALMENTE IMPORTA

Festejos en Grecia tras el referendum del 4 de Julio

REFERENDUM GRIEGO

Horacio Tejera
Horacio Tejera*

En momentos en que la prensa del mundo habla día tras día de “la deuda griega”, sería bueno invertir los términos por un momento y fijar la atención en “nuestra deuda con Grecia”.
Y cuando me refiero a nuestra deuda con Grecia, no me refiero a nuestra deuda histórica con la filosofía, con la idea de democracia, con el concepto de libertad y responsabilidad individual, con los principios del pensamiento científico, con la invención del teatro, con los criterios estéticos con los que aún nos manejamos, con la profunda capacidad de autoanálisis, reflexión y búsqueda de la verdad con la que se moldeó todo el pensamiento occidental posterior.
Esa deuda es inconmensurable y el pueblo griego no parece interesado en que les paguemos royalties por todo lo que de ellos la humanidad ha aprendido.

La deuda a la que me refiero es la que se origina en el ejemplo que nos han dado a todos con la no aceptación del miedo y la resignación cuando con una contundencia que nadie esperaba, el domingo 5 de julio dijeron NO.
La crisis que tuvo su punto culminante en el referéndum por el cual Grecia rechazó las imposiciones a las que una vez más se la quería someter no fue económica sino política.
Se trató, según dos economistas de reconocimiento internacional como los dos expremios Nobel estadounidenses Paul Krugman y Joseph Stiglitz de forzar al gobierno griego a incumplir todos sus compromisos de campaña o a renunciar. Es decir que seintentó llevar adelante un golpe de estado “incruento” por la vía no de las armas sino de más desesperación y más desempleo.

De acuerdo a Krugman (profesor de Economía y Asuntos  Internacionales de laUniversidad de Princeton y editorialista del New York Times), “el intento de aterrorizaral pueblo griego cortando la financiación de los bancos y amenazando con el caos general, con un objetivo casi ostensible de echar al actual gobierno fue un episodio vergonzoso en una Europa que afirma creer en los principios democráticos. Si dichacampaña hubiese tenido éxito, se habría sentado un precedente terrible”.

De acuerdo a Stiglitz, (profesor de economía en la Universidad de Columbia y exvicepresidente del Banco Mundial)  ” casi nada de la enorme cantidad de dinero prestada a Grecia ha llegado allí. Ha ido directamente a los acreedores del sector privado, incluidos los bancos alemanes y franceses. Grecia no ha recibido más que una mísera parte de eso, pero ha pagado un alto precio para preservar los sistemas bancarios que la ahogan […] nada de esto es sobre dinero, sino sobre el empleo de los ultimátum para obligar a Grecia a arrodillarse y a aceptar lo inaceptable”.

La deuda que importa, entonces, no es la que aparece en rojo en las cuentas de quienes se presentan ante el mundo como todopoderosos árbitros del bien y del mal, sino la quetodos tenemos con las gentes sencillas y hartas de soportar humillaciones y que nos han dado un ejemplo de dignidad y arrojo.
*Periodista y analista político uruguayo, radicado en Toronto.