E-Bikes: la apuesta ecológica de Toronto continúa ampliándose

El Ayuntamiento de la ciudad de Toronto aprobó la participación de la urbe en un programa piloto provincial de micromovilidad que permitirá el uso de los vehículos eléctricos de carga (e-bikes) que pesen más de 120 kilogramos para ayudar a satisfacer la creciente demanda de entregas locales, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuir a una menor congestión del tráfico.

Consideradas una eficiente forma de micromovilidad, las e-bikes son bicicletas con un aditamento de carga así como un motor eléctrico que ayuda a los ciclistas a moverse más fácilmente en tramos largos, de terreno complejo o si transportan un peso adicional.

Con este nuevo paso Toronto se convierte en una de las primeras municipalidades de Ontario en aprobar el uso de las e-bikes para el transporte de carga de más de 120 kg, sin embargo el uso de estos medios de tranporte se encuentra extendido en la urbe desde 2020 cuando se aprobó un permiso para transportar mercancías con un peso menor.

Durante toda la etapa de la pandemia estos ecológicos medios de transporte han ayudado a mantener activos varios negocios locales además de proveer una nueva opción de movilidad para los residentes. Muchos recomiendan además su uso para apoyar otras actividades como las las entregas del correo y el trabajo de compañías de envíos.

A principios de este 2021, la provincia introdujo también las regulaciones específicas para el uso de las bicicletas eléctricas y los programas piloto para las municipalidades. El objetivo es precisamente estudiar el impacto potencial de esta opción respecto a factores como la congestión de las carreteras, accesibilidad, seguridad vial y el movimiento intraurbano.

Las e-bikes crecen en popularidad en todo el orbe gracias a su seguridad y la alternativa ecológica que proponen. Su seguridad y su bajo costo económico son otros de los factores que les han permitido ganar en aceptación en muchas naciones europeas y asiáticas.