Sonata en tiempo de mujer, una confesión de fe escondida entre poemas

Portada cortesía de Ediciones ADALBA

ANTONIO RODRIGUEZ SALVADOR (*)

Miguel Fernández Martínez ha escrito poemas de amor por medio mundo. Periodista, corresponsal de guerra, durante más de 30 años ha tenido la oportunidad de hacer su trabajo en muchos países, entre acontecimientos políticos, conflictos y guerras, y en esos arduos escenarios siempre tuvo la poesía como una aliada.

“No existe mayor acto de inspiración que la vida misma”: nos dice como si no fuera el peligro de muerte una inspiración mucho más cercana en esos sitios.

“Salimos a ganar o a perder en el día a día, pero siempre con la certeza de que cualquier paso que demos será una huella perdurable en el tiempo, por insignificante que parezca”, asegura Fernández.

A pesar de su oficio trashumante, tropezó con la editorial Adalba por casualidad, sin que por esta vez tuviera que moverse del sillón de su casa. “Fui escudriñando información acerca de la red social Boukker, de pronto descubrí la existencia de Adalba, y fue como una ventana donde vi la oportunidad –una vez más- de dejar impresos mis poemas”.

Miguel Fernández Martínez

Quince años atrás había publicado su primer libro, Apuntes para una Infanta, en la española Ruiz de Aloza Editores, “mas era un proyecto no definitivamente concluido”, asegura. Ahora tiene ocasión de completarlo, y lo hace al otro lado del Atlántico, en Canadá.

El resultado de esta aventura es una verdadera sonata en tiempo de mujer, libro que, si acudiéramos a Stendhal, diríamos que versa sobre la mitad más bella de la vida: el amor y la pasión.

Pero no sólo esa parte de la vida, subraya el editor. Porque ¿cuál sería entonces la otra mitad? ¿Acaso no aquella que engloba el resto de los sentimientos? Entonces estaríamos en presencia de un libro total, pues aquí también señorea el sosiego, el hastío, la perplejidad, la reflexión… Sin dudas, esta Sonata en tiempo de mujer será muy bien recibida por el lector amante de lo perdurable, pues el ardor del alma jamás pasará de moda”.

Miguel, en tanto, desnuda su intimidad y revela que “Sonata en tiempo de mujer”, es una confesión de fe, un acto de devoción contenido en el tiempo, una deuda con un pasado que todavía se prende a sus tobillos.

“De ese juego a veces ingenuo, a veces silencioso, apasionado siempre, de escribir desde el alma y sin más pretensiones que disfrutar las memorias de momentos vividos, salió este libro”, comentó.

Teniendo delante a alguien que ha recorrido tantos y diversos escenarios del mundo, y que, por demás, es lector infatigable, no perdemos ocasión de recabar su punto de vista sobre la actual literatura hispanoamericana: “Avanza con su tiempo”, nos dice, “marcada por las nuevas tecnologías, impulsada por las redes sociales y con esa mirada diferente que imprimen los más jóvenes, los que siempre tienen muchas cosas que decir”.

“Vivir en una región tan diversa como Hispanoamérica —concluye Fernández Martínez— permite esa riqueza creativa, desde diferentes perspectivas, pero desde la comunión que nos da el idioma español”.

(*) Editor, poeta, narrador, dramaturgo y ensayista cubano