Crítica: Me tienen ‘volando’

FREDDY VELEZ

Las líneas aéreas me tienen ‘volando’, pero no tanto porque ande muy cómodo viajando en ellas, sino por lo contrario.
Supuestamente la magia de ir por los aires ya no es cosa de ricos. Todos viajan, pero hay que ver cómo. Y pues nosotros, los del vulgo, los que no somos de la ‘business class’, nos sacrificamos. Los que sea por tener altura y sentir el goce de la típica selfie previo a que el avión despegue con la leyenda nunca antes usada en el ‘jaisbú’: “Paris, here I go!”
Todo es por culpa de la ingeniosa manera de ahorrar costos de las aerolíneas, supuestamente para reducir el valor de los tiquetes y poder empacar como sardinas a 200 donde antes posiblemente iban cien en la tan democrática clase económica.
Tengo el biotipo errado para el diseño de las sillas y los espacios en los aviones -a veces creo que soy gigante extraterrestre, sobretodo cuando me doy en la cabeza con los compartimientos superiores del avión.
Como no estoy en el promedio o entre los de talla pequeña, mis rodillas sufren rozando el espaldar de la silla delantera y ni se diga mis meniscos. Peor si el de adelante recuesta su silla.
Mi espalda termina pidiendo un quiropráctico al final de un viaje si es de más de una hora de duración.
Ya me resigno y aunque pueda pedir ventanilla prefiero la silla al lado del corredor… todo para poder estirar aunque sea una patica. usando el espacio en el corredor.
Y eso me ha generado problemas con las azafatas, que sin consideración barren con sus carritos lo que se encuentre en el estrecho pasaje. Mis callos son testigos de lo que eso significa cuando uno, maldormido, es atropellado por las ‘amables’ niñas que luego haciéndose las inocentes te ofrecen que si quieres comprar -lea bien, comprar, no pedir!- algo de tomar o comer.
Pero ahora veo que tendré consuelo y como arribista que soy pues me reiré de los que van a ‘beneficiarse’ de la nueva basic economic class, que ofrecerán empresas como American Airlines.
Me imagino que si engordo y me paso del ancho y de mis 90 kilos de repente no califico para comprar tiquetes todavía más ‘súper baratos’.
Quien se apunte que sepa que sólo puede llevar un maletín, no maleta, que quepa debajo del asiento y ‘that’s it!”. Si quiere poner algo sobre su cabeza debe pagar un ‘pequeño extra fee”. No sueñe con escoger silla, tampoco con entrar en los grupos iniciales al avión. Mucho menos con compartir con sus conocidos o familiares en la misma hilera -ese es un servicio extra en esta modalidad…. pueden creer?!
Nunca me las piqué de visionario cuando hace más de una década pronostiqué que llegará el día en que si se quiere viajar sentado habrá un sobre-costo. Y si quiere hacer ‘pee’ o ‘chichí’ -o de lo que sea, también. Lo único que se me ocurre es, para dejar de criticar, volverme creativo, y diseñar un maletín con sonda, que se convierta en silla y sirva de orinal, a ver si me dan un descuentico real cuando monte en pájaro de hierro. En serio.

PD: ‘Volando’ es una expresión colombiana para denotar rabia o enojo.