Reflexión sobre las Elecciones del 2016
en la Republica Dominicana

Ramon Gomez
Ramon Gomez

COLUMNISTA INVITADO

RAMON GOMEZ*

Las elecciones presidenciales de la República Dominicana se celebrarán el 15 de mayo del 2016. Ha habido mucha armonía durante estas elecciones y ha sido para muchos algo impresionante, pero en realidad la atmósfera política, sobre todo en ultramar, ha sido cuestionable ante la opinión pública ya que el proceso electoral ha carecido de transparencia y sentido democrático.

Según las encuestas producidas en los diferentes medios de difusión, dicho proceso ha sufrido una metamorfosis aguda.

A raíz de un cambio apresurado a la constitución de la República, el congreso aprobó la posibilidad de reelección del presidente Danilo Medina por cuatro años más.

Esta medida hasta el día de hoy ha sido censurada y tajantemente criticada por el partido de oposición de mayor fuerza: el Partido Revolucionario Moderno (PRM) pero ante la opinión de los militantes y seguidores del partido de la Liberación Dominicana (PLD), partido en el poder, sostienen que ésta medida es necesaria y prudente para el proceso político del país.

Se oyen por doquier las voces fuertes y desesperantes del pueblo que dicen “queremos un cambio ya” y luego se oyen otras voces distantes en las calles que quieren la reelección del presidente Medina.

Según las encuestas nacionales e internacionales el margen de probabilidad para asegurar el triunfo entre el PLD (partido en el poder) y el PRM (partido de oposición de mayor fuerza) es impredecible pero que además del optimismo del pueblo, hay un gran número de votantes silentes que se cree serán los que determinarán el triunfo para la oposición en éstas elecciones.

Según algunos dirigentes políticos de ultramar, el PLD nunca pudo ganar  elecciones  en la provincia de Ontario cuando era posible votar.

En base a esto, las preguntas del siglo que nos hacemos los dominicanos residentes en la provincia de Ontario son las siguientes: ¿por qué La Junta Central Electoral  Dominicana tomó la decisión de clausurar la oficina de la Junta Central Electoral de Toronto?; ¿por qué optó por no instalar o más bien ofrecer una mesa electoral para éstas elecciones en Toronto, si en elecciones anteriores no hubo objeción de parte de la Junta, forzando los residentes con derecho al voto a tener que dirigirse más de 500 millas para poder votar en la ciudad de Montréal?

Muchos dominicanos residentes en Ontario ven esta medida como vejatoria, antidemocrática e inconstitucional, que sólo responde a un plan fraudulento para garantizar el triunfo del presidente Danilo Medina en éstas elecciones.

* Escritor dominicano, residente en Toronto.

 

1 COMENTARIO

  1. Muchos dominicanos aptos para votar no podran hacerlo debido a ese inconveniente. Ojala y se pudiera votar en Toronto.

Comments are closed.