Bandera de sobrevivientes ondea en Parliament Hill en honor a los afectados por el sistema de escuelas residenciales

El primer ministro, Justin Trudeau, acompañado por la directora ejecutiva del Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación (NCTR), Stephanie Scott, el ministro de Relaciones Indígenas de la Corona, Marc Miller, y sobrevivientes de todo el país estuvieron presentes en la ceremonia de izado de la Survivor’s flag (bandera de los sobrevivientes) en Parliament Hill.

 Esta bandera ondea en memoria de los 150.000 niños indígenas que fueron separados por la fuerza de sus familias y comunidades para ser enviados a escuelas residenciales. Honrará a los sobrevivientes, sus familias y las comunidades cuyas vidas cambiaron para siempre pero, sobre todo, a aquellos que nunca regresaron a casa.

A través de un comunicado, la oficina del primer ministro recordó que el sistema de escuelas residenciales en Canadá robó a los niños indígenas su infancia.

“Intentó asimilarlos obligándolos a abandonar sus lenguas, culturas, espiritualidades, tradiciones e identidades. Muchos sufrieron abuso físico, emocional y sexual, y muchos nunca regresaron a casa. El doloroso legado del sistema de escuelas residenciales vive hoy para los Pueblos Indígenas de costa a costa”, reseña el texto.

La bandera naranja y blanca de los sobrevivientes fue diseñada por el NCTR en consulta con los sobrevivientes de todo Canadá como una expresión de recuerdo y para compartirla con todos los canadienses. Cuenta con nueve elementos distintos, cada uno con un significado especial. Por ejemplo, las semillas representadas debajo de la familia y los niños simbolizan los espíritus de los pequeños que fallecieron.

“Todavía tenemos trabajo que hacer. La reconciliación no es responsabilidad de los pueblos indígenas, es responsabilidad de todos los canadienses. Es nuestra responsabilidad seguir escuchando y aprendiendo. El gobierno de Canadá seguirá haciendo exactamente eso y apoyará a las Primeras Naciones, los Inuit y los Métis en su viaje de curación. Juntos, construiremos un futuro mejor para todos”, concluyó el comunicado de la oficina de Trudeau.