¿La nueva ley de ciudadanía de Canadá realmente acelerará el procesamiento de solicitudes?

El pasado 19 de junio la reforma a la ley de Ciudadanía de Canadá fue aprobada, dando inicio a una serie de cambios que se extenderán por varios meses.

Para muchos el anuncio ha generado muchas dudas. ¿Mi caso será procesado con los nuevos requisitos? ¿Ya metí los papeles, pero me los van a devolver? Etc, etc.

Pero la principal pregunta que se han hecho miles de inmigrantes y profesionales de la inmigración es: ¿Esta nueva ley hará más rápido el procesamiento de las solicitudes de ciudadanía?

“¿Por qué era tan importante que aprobaramos esta legislación ahora? Es por el procesamiento”, señaló hace unos días el ministro de Inmigración, Chris Alexander, durante una teleconferencia con los medios de comunicación. “Es muy importante que no dejemos que el tiempo de espera aumente, especialmente para aquellos que han seguido las reglas”.

¿Cómo se logrará esto?

El ministro Alexander señaló que el hecho de que la ley C-24 haya recibido la sanción real antes de la pausa de verano del Parlamento ayudará a acelerar el procesamiento de las más de 380.000 solicitudes que están en espera, incluso si todos los nuevos requisitos aún no son exigidos.

Esto se debe al cambio fundamental que otorga la nueva ley en cuanto a la operatividad del ministerio.

Hasta ahora la obtención de la ciudadanía era un proceso de tres pasos. Un oficial de inmigración revisaba todos los documentos para determinar que todo estuviera en orden, luego lo enviaba a un juez de ciudadanía que volvía a hacer la revisión y tomaba una decisión, la cual devolvía al ogicial de inmigración, quien en nombre del ministerio, aprobaba el otorgar -o no- la ciudadanía canadiense.

La nueva ley reajusta los procedimientos y lo convierte en un solo paso, que recae en la responsabilidad del oficial de inmigración, sin necesidad de duplicar labores con el juez de inmigración.

Estos oficiales determinarán que el solicitante sí cumplió con el tiempo requerido en el país, así como con todo el resto de los requisitos y en base a esto tomará una decisión.

Los jueces de inmigración sólo se involucrarán en aquellos casos en los que existen dudas sobre el tiempo de residencia en Canadá, o casos complejos que requieran de mayor análisis. De igual forma seguirán siendo los encargados de las ceremonias de juramentación.

A esto se le suma una nueva provisión en la ley que da más poder a los oficiales del Ministerio de Inmigración y Ciudadanía para determinar lo que se considera una “solicitud completa”, la cual no requiera de ningún otro documento, y en el caso de que así sea, será el oficial de inmigración el que tendrá el poder de exigir otros documentos.

Todos estos cambios se venían preparando desde el presupuesto federal de 2013, en el cual el Gobierno Federal otorgó $44 millones para poner en marcha todos los cambios para reducir los tiempos de espera de ciudadanía.

ministro

Los resultados

El ministro Alexander señaló que el impacto en los tiempos de procesamiento deberían sentirse desde este mismo año.

Para el año 2013 la gran mayoría de las solicitudes fueron tratadas en 24 meses, para aquellos casos que no necesitaron más documentación, y 36 meses para aquellos que necesitaron más pruebas.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com