Un Santa de ocho años:
Tomás dona sus regalos a otros niños

FREDY VELEZ/ Editor de Correo Canadiense

El grupo Generaciones con su corista que debutaba.
El grupo Generaciones con su corista que debutaba.

Lo único que le pide Tomás Arendo Valdés al Niño Dios es un telescopio. El acaba de cumplir 8 años y le dice a su madre Luz Elena Valdés: “quiero ver la luna”.
Y para que se cumpla su sueño, él que es nacido en Toronto e hijo de padres latinos ya preparó su carta para el Niño Dios –no Papá Noel o Santa Claus con los que igual se toma fotos.
Seguro que su deseo se cumplirá pues él ya hizo posible que al menos una decena de niños de Toronto tengan al menos un regalo también al amanecer de este 25 de diciembre.
En un gesto espontáneo, Tomás se tornó en un Santa Claus y decidió regalar a otros niños los presentes que recibiría en su fiesta de cumpleaños el pasado 9 de diciembre.
Y su madre, que le acolita sus gestos de generosidad y bondad, le sugirió entonces que donara sus juguetes a la campaña que un grupo de latinos convocó por medio de Correo Canadiense para recolectar regalos para los niños enfermos del Hospital de Niños Enfermos de Toronto –Sick Kids Hospital.

Hubo tiempo para las fotos navideñas familiares.
Hubo tiempo para las fotos navideñas familiares.

Tomás aceptó pero quería algo más: ir el mismo a entregarlos en el hospital.
Aunque ese deseo no se le cumplió –por razones de privacidad y salud no se permite el contacto entre los donantes y los pacientes del Sick Kids.; pues Tomás igual persistió en su idea.
Y fue así como el fotógrafo y músico chileno Alejandro Pinilla, gestor de la campaña, fue a su casa para recoger los regalos de Tomás.
Compartimos ese momento y vimos la ansiedad y alegría que tenía, que los ojos de Tomás brillaban y que en su cara se dibujaba una sonrisa de felicidad al entregarlos. Ni un ápice de lástima por dejar ir lo que le habían dado sus compañeros de la escuela francófona Sainte Marguerite d’Youville -de Etobicoke-.
Cuenta Luz Elena Valdés que cuando pensó en celebrarle los 8 años, Tomás expresó su idea y entonces ella quiso hacer un festejo especial. El mismo Tomás les dijo a sus amigos y compañeros de escuela que iba a hacer con sus regalos. Y conmovida, una de la madres de los niños decidió darle a Tomás dos regalos -uno para él y otro para que lo donara. Pero Tomás que tiene una generosidad sin límites decidió que no se quedaría con ninguno y que igual los compartiría.

Alejandro Pinilla y el mago Edllussion.
Alejandro Pinilla y el mago Edllussion.

La fiesta con el tema de Star Wars fue muy alegre y la gente de Bravo’s Party –enterada de la causa de Tomás- hicieron su mejor esfuerzo para divertir al festejado y sus amigos.
Tomás posó inquieto para las fotos y no podía dejar de notar su felicidad. Un gesto especial y muy noble que el chico explica diciendo que lo único que él quiere es que “los otros niños que no tienen estén contentos y puedan jugar”.
¡Feliz Navidad!