Ottawa: ¿de nuevo en riesgo del déficit?

Bank of Canada
Bank of Canada

La caída del precio del petróleo supondrá que Canadá dejará de recaudar en 2015 casi 15.000 millones de dólares canadienses (unos 12.532 millones de dólares estadounidenses) y añade más dudas a la promesa del Gobierno de un superávit fiscal este año, según un estudio divulgado esta semana. El informe de la Confederación Empresarial de Canadá indica que la caída de los ingresos del Gobierno federal será de unos 4.300 millones de dólares canadienses (unos 3.600 millones de dólares estadounidenses) y que las provincias del país perderán otros 10.000 millones (8.354 millones de dólares estadounidenses). El desplome de los precios del petróleo, alrededor de los 50 dólares el barril, está afectando gravemente al principal motor económico de Canadá, la provincia de Alberta, donde se concentran ricos yacimientos de crudo en arenas bituminosas. Se estima que las reservas de Alberta están entre las mayores del mundo, sólo por detrás de Arabia Saudí y Venezuela. La caída del precio del petróleo puede tener graves consecuencias para el Gobierno del primer ministro canadiense,el conservador Stephen Harper, quien ha prometido que el país tendrá este año un superávit fiscal. La semana pasada, el Gobierno de Harper anunció de forma inesperada que retrasará a abril la presentación de los presupuestos generales de este año fiscal, en vez de febrero como es tradicional, por la “inestabilidad de los mercados”.

Oops, Banco de Canadá baja la tasa de intereses

En otra medida que señala un 2015 difícil para la economía canadiense, el Banco de Canadá bajó de forma sorpresiva este miércoles en un  cuarto de unidad la tasa de interés –ahora fijada en 0.75%.
La entidad citó la amenaza económica que supone el descenso en los precios del petróleo.
Este indicador había estado en un 1% desde septiembre de 2010.
El recorte podría hacer bajar las tasas de interés para los crédtios hipotecarios con tasa variable, líneas de crédito y otros préstamos.
Hasta el jueves en la mañana, sin embargo, ningún banco había bajado sus tasas (Primer rates).