Crisis humanitaria, trance económico

Por ÁNGEL DANIEL

 

 

El impacto económico del ébola en África podría alcanzar los 32 mil 600 millones de dólares a finales del año próximo si la epidemia que hoy azota a Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona se extiende a países vecinos de África Occidental, dijo el Banco Mundial (BM).

 

Ébola 02Según la entidad los efectos de la epidemia en la economía de los tres países ya son graves y podrían ser catastróficos si la crisis de salud se expande en la región.

 

Jim Yong Kim, presidente del BM, instó el pasado miércoles 8 de octubre a la comunidad internacional a aportar más logística, médicos, personal de salud capacitado y camas, y mayor apoyo para detener el ébola.

 

El enorme costo económico del actual brote de la enfermedad en los países afectados

“se podría haber evitado mediante la prudente inversión y el fortalecimiento de los sistemas de atención de salud”, afirmó el ejecutivo, citado por medios de prensa internacionales.

 

En septiembre, el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos) alertó que a menos que se intensifiquen de manera rápida y significativa los esfuerzos para frenar el brote, este pudiera infectar hasta 1,4 millones de personas a mediados de enero próximo solo en Sierra Leona y Liberia.

 

El número de muertos por la epidemia ascendía a cuatro mil 33 hasta este viernes 10 de octubre y el de contagiados superaba los ocho mil, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Liberia era el país más afectado, con dos mil 316 fallecidos, seguido por Sierra Leona y Guinea, con 930 y 778 víctimas fatales, respectivamente.

 

El reporte de más de ocho mil contagiados incluye 19 casos en Nigeria (siete fallecidos); uno en Senegal; uno (fallecido) en Estados Unidos y uno en España, donde la auxiliar de enfermería Teresa Romero se ha convertido en el primer caso de ébola contraído fuera de África.

 

Diagnosticada el 6 de octubre, Romero se encuentra grave en el hospital Carlos III, de Madrid, donde antes participó en la asistencia a dos sacerdotes compatriotas suyos fallecidos tras la repatriación por haber contraído el mal, uno en Liberia y otro en Sierra Leona.

 

La alarma detonada por el caso de la auxiliar de enfermería ha puesto en tensión al gobierno español, que cinco días después -destaca la edición digital del diario El País– ha decidido crear un comité de crisis encabezado por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

 

Ébola 03-El presidente del Banco Mundial dijo que en España la enfermedad ha tenido un impacto económico, principalmente por el “factor miedo”, y como ejemplo señaló el descenso del valor de las acciones de aerolíneas y empresas del sector turístico en la Bolsa de Madrid.

 

Las compañías turísticas Meliá y NH, y el grupo aéreo IAG, que agrupa a Iberia, British Airways y Vueling, registraron descensos en ese mercado de valores, aunque Meliá, por ejemplo, declaró confianza en que no habrá mayores problemas al tratarse de un caso aislado y no de una epidemia en España.

 

Medios especializados señalan que no solo líneas áreas europeas han estado cancelando vuelos a los países africanos afectados por el brote de ébola, sino que otras empresas, también del Viejo Continente, como Intercontinental Hotels; el conglomerado francés Bollor –con negocios de logística en África-, y London Mining, que opera en Sierra Leona, sufrieron caídas de sus cotizaciones en bolsa, por temores de los inversionistas.

 

En contraposición se oyen mensajes tranquilizadores como el de la directora de la OMS para Europa, Zsuzsanna Jakab, quien afirmó que “el riesgo de una propagación del ébola en Europa es evitable y extremadamente bajo”, si bien son inevitables casos esporádicos.

 

ESTADOS UNIDOS ALERTA

 

En Estados Unidos el fallecido a causa del ébola fue Thomas Eric Duncan, inmigrante liberiano, quien ingresó a territorio norteamericano el 19 de septiembre para casarse y comenzar una nueva vida. Poco después comenzó a manifestar síntomas y el 28 de septiembre, al confirmársele el mal, fue ingresado en un hospital de Dallas, Texas, donde murió el 8 de octubre.

 

Además, cuatro ciudadanos estadounidenses -dos médicos, una enfermera y un fotógrafo- fueron repatriados de África enfermos. Los tres primeros fueron dados de alta tras superar la enfermedad y el fotógrafo continúa hospitalizado.

 

La Casa Blanca anunció que entre las medidas de protección cinco aeropuertos de la Unión comenzarán a controlar la temperatura de los viajeros procedentes de África occidental.

 

Los aeródromos son el John F. Kennedy, de Nueva York; el Washington Dulles, en la capital; el O’Hare, de Chicago; el Hartsfield Jackson, de Atlanta, y el Newark Liberty, de Nueva Jersey, por los cuales arriban aproximadamente el 90 por ciento de las personas que viajan desde Liberia, Sierra Leona y Guinea a Estados Unidos.

 

“El ébola es una crisis mundial urgente que requiere una respuesta mundial urgente”, dijo el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, al comentar el tema poco después de la muerte de Thomas Eric Duncan.

 

El presidente Barack Obama, mintras, declaró a periodistas su intención de presionar a los líderes extranjeros para que hagan más en el combate contra el brote de ébola en África occidental. “La comunidad internacional no está haciendo lo suficiente para frenar el ébola.

 

Hemos visto que la respuesta de muchos países en contra de la enfermedad no es lo suficientemente agresiva”, dijo el mandatario, quien agregó que las probabilidades de que el ébola se propague en Estados Unidos y se convierta en epidemia son “extremadamente bajas”.

 

Desde el punto de vista económico, también se registraron bajas en la Bolsa de Nueva Yor (Dow Jones, S&P, Nasdaq), al conocerse el caso del primer enfermo detectado en Estados Unidos (T. E. Duncan). Particularmente empresas aéreas, como JetBlue, Southwest, United Continental, American y Delta Airlines, y agencias de viaje –Priceline, Expedia– cotizaron a la baja.

 

URGEN RESPUESTAS

 

Este viernes, 10 de octubre, en la reunión conjunta del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que se celebra en Washington, además de señalarse el riesgo de posible recesión en Europa -habida cuenta de las bajas expectativas de crecimiento-, se trató la lenta e insuficiente respuesta global a la epidemia de ébola.

 

“No hay duda de que estamos todavía por detrás de la realidad en nuestra respuesta”, aseguró el presidente del BM, Jim Yong Kim, quien reiteró el llamado a acelerar y aumentar la respuesta global, y alertó que “a menos que contengamos rápidamente y detengamos esta epidemia, nada menos que el futuro de África está en juego”.

 

Christine Lagarde, directora gerente del FMI, informó la disposición del Fondo de otorgar más asistencia financiera de emergencia para enfrentar el brote, después de los 130 millones de dólares que la entidad concedió hace unos días.

 

Contraria a la política habitual del FMI, su principal directiva se mostró favorable a que los países africanos afectados por la enfermedad incrementen su déficit fiscal para financiar el enfrentamiento a esta.

 

Días atrás Lagarde había señalado públicamente que el ébola representa un riesgo significativo para África occidental y para todo el mundo.

 

En agosto último el FMI pronosticó una baja del crecimiento económico anual en Liberia, Sierra Leona y Guinea, debido a la epidemia. Añadió que el combate contra esta obligará a más gastos a los gobiernos de esos países y tendrá como consecuencia mayor endeudamiento, que consideró necesario para responder a la crisis.

 

Al respecto, Rupta Duttagupta, jefe adjunto de la división de supervisión multilateral del Departamento de Investigaciones del Fondo -citado por Notimex- recordó que recientemente se aprobaron créditos por 114 millones de dólares para las tres naciones mencionadas, en el marco de sus programas de asistencia.

 

Pese al consenso al inicio del foro BM-FMI, favorable a mayor aporte financiero y más acciones en la lucha para evitar que el ébola siga causando daños humanos y económicos en África, y se extienda al resto del mundo, la respuesta internacional “ha sido más lenta que el ritmo de transmisión de la enfermedad”, dijo en la misma reunión el presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma.

 

Casi en paralelo, la ONU denunció que hasta ahora solo ha recibido el 25 por ciento de los mil millones de dólares necesarios para enfrentar la epidemia. Jan Eliasson, subsecretario general de la organización mundial, ofreció el dato en una declaración en la Asamblea General, en la cual lamentó la falta de respuesta al llamamiento de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

 

De acuerdo con el Fondo, la epidemia de ébola podría reducir en un tres por ciento el crecimiento económico de Sierra Leona y Liberia, que este año se estimaba sería de 11,3 y 5,9 por ciento, respectivamente. En Guinea, el crecimiento inicialmente estimado en un 3,5 por ciento mermaría en un 1,5 por ciento, según la institución financiera.

 

Ello significará un agujero económico de entre cien y 130 millones de dólares en las finanzas públicas de estos tres países que ya están bajo asistencia del Fondo, dijo su vocero, Bill Murray, a la AFP.

 

El impacto económico podría ser limitado si la acción nacional e internacional inmediata logra detener la epidemia y aliviar el factor miedo, consideró en su reciente informe sobre los efectos de la epidemia el Banco Mundial, el cual destaca que el temor al ébola está causando que los países vecinos -de los más afectados por la enfermedad- cierren sus fronteras, y las compañías aéreas y otras empresas suspendan sus actividades comerciales.

 

Si se logra frenar el brote en el corto plazo, el impacto podría ser de más de nueve mil millones de dólares, pero alcanzaría los 32 mil 600 millones si pasa mucho tiempo y se extiende a las naciones vecinas, estima el BM. Esa última cifra sería dos y media veces mayor que el Producto Interno Bruto (PIB) de los tres países más afectados.

 

En Guinea, la economía podría quedar trastornada hasta por una década, de acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que advirtió en un comunicado que la crisis del ébola allí está destruyendo vida, empleos y servicios esenciales.

 

El brote ha causado estragos en todos los sectores de la economía guineana. Afecta ya todos los aspectos de la vida diaria; está paralizando los servicios de salud y también causando el cierre de negocios, trastornando la producción, venta y exportación de alimentos esenciales, y afectando la educación en todos los niveles, dijo Magdy Martínez-Solimán, subsecretaria general de la ONU y directora de Políticas del PNUD, según Notimex.

 

El trasiego de contenedores en el puerto de Conakry, la capital, ha sido detenido en un tercio; el aeropuerto está vacío en dos terceras partes; las exportaciones de frutas y vegetales a países limítrofes han caído en un 90 por ciento; la agricultura y la minería también decaen debido a que agricultores y mineros permanecen en sus casas por temor al contagio.

 

Si la actual epidemia de ébola no es controlada pronto se convertirá en “el nuevo Sida”, dijo en el foro del BM y el FMI Thomas Frieden, director del Centro para el Control de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos.

 

“En los 30 años que llevo trabajando en salud pública, lo único que es como esto es el Sida. Tenemos que trabajar ahora para que esto no se convierta en el nuevo Sida”, expresó Frieden.

 

Incluso en el mejor de los casos, esta va a ser una lucha larga, vaticinó el especialista, quien afirmó que esta es una epidemia dinámica y heterogénea. “La situación del ébola es hoy peor que hace 12 días”, alertó en presencia de líderes mundiales, incluido el presidente de Guinea y también los Liberia y Sierra Leona, que participaron mediante teleconferencia.