“La La Land”, barrió
en los Globos de Oro

El musical “La La Land” voló alto e hizo historia el domingo anterior en la 74 edición de los Globos de Oro al convertirse en la película con el mayor número de premios obtenidos, un total de siete, todos a los que aspiraba.
“La La Land” se llevó los galardones como mejor película de comedia o musical, mejor director (Damien Chazelle), mejor actor (Ryan Gosling), mejor actriz (Emma Stone), mejor guion (Chazelle), mejor canción original (“City of Stars”) y mejor banda sonora original (Justin Hurwitz).
Esos siete trofeos suponen la mejor marca conseguida en la historia de los Globos de Oro, superando los seis premios de “One Flew Over the Cuckoo’s Nest” (1975).
“Soñemos con más urgencia, vivamos fervientemente y amemos más profundamente”, proclamó Mark Platt, productor del filme, al recoger la estatuilla a la mejor película.
La película cuenta la historia de Mia (Emma Stone), una joven aspirante a actriz, y Sebastian (Ryan Gosling), un entregado músico de jazz, que se conocen en Los Ángeles mientras tratan de hacer realidad sus sueños, al mismo tiempo que afrontan las frustraciones de los inicios.
“Esta película es para los soñadores”, indicó Stone tras hacerse con el primer Globo de Oro de su carrera.
Pero la emoción llegó, de forma inesperada, con la dedicatoria de Gosling para el hermano fallecido de su esposa, la actriz de origen cubano Eva Mendes.
“Mientras yo cantaba, bailaba y tocaba el piano, mi mujer criaba a nuestra hija, estaba embarazada de nuestra segunda niña e intentaba ayudar a su hermano en su batalla contra el cáncer. Amor, gracias”, dijo emocionado el canadiense, que dedicó el premio a Juan Carlos Mendes, fallecido en abril.
Chazelle, de 31 años, triunfó por partida doble con los reconocimientos a mejor director y mejor guion.
“Gracias a mis padres por creer en mí cuando, con tres años, les dije que quería hacer películas”, recordó el realizador.
Además, Casey Affleck (“Manchester by the Sea”) fue coronado como mejor actor dramático por delante de Denzel Washington (Fences), Andrew Garfield (“Hacksaw Ridge”), Joel Edgerton (“Loving”) y Viggo Mortensen (“Captain Fantastic”).
En la vertiente femenina, fue la francesa Isabelle Huppert (“Elle) quien se llevó el gato al agua imponiéndose a Amy Adams (“Arrival”), Jessica Chastain (“Miss Sloane”), Natalie Portman (“Jackie”) y Ruth Negga (“Loving”).
“No dejen que el cine levante fronteras”, manifestó la parisina de 63 años, que vio también cómo “Elle” se llevaba el título de mejor película extranjera frente a “Divines” (Francia), “The Salesman” (coproducción entre Francia e Irán), “Toni Erdmann” (Alemania) y “Neruda”, de Pablo Larraín (Chile).
“Isabel es el centro de la película y ha sido un viaje maravilloso trabajar con ella. Gracias por tu talento y tu autenticidad”, manifestó el holandés Paul Verhoeven, director del filme.
Otra nota destacada fue la victoria de “Moonlight”, del cineasta afroamericano Barry Jenkins, de 37 años, como mejor película dramática frente a “Hacksaw Ridge”, “Hell or High Water”, “Lion” y “Manchester by the Sea”.
“Id a verla. Decídselo a vuestros amigos”, sugirió Jenkins desde el escenario del hotel Beverly Hilton (Los Ángeles).
Lo que no pudo lograr esa cinta independiente fue reconocer la labor de Mahershala Ali, favorito en la categoría de mejor actor de reparto, premio que fue a parar a Aaron Taylor-Johnson por “Nocturnal Animals”, de Tom Ford.
Asimismo, y tras cinco nominaciones, la que finalmente pudo inscribir su nombre en un Globo de Oro fue Viola Davis, galardonada como mejor actriz de reparto por “Fences”.
“Gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA). Me tomé todas las fotos posibles y fui a todos vuestros almuerzos. El premio llega justo a tiempo”, comentó entre risas la intérprete afroamericana sobre las habituales actividades de ese reducido grupo de unos 90 periodistas, encargados de entregar estos premios.
Por último, “Zootopia” (de Walt Disney) fue distinguida como mejor película de animación.

Diego Luna, acento hispano en la gala de los Globos de Oro  

Diego Luna  y Gael Garcia Bernal. EFE
Diego Luna y Gael Garcia Bernal. EFE

El mexicano Diego Luna puso  el único toque hispano a la gala de la 74 edición de los Globos de Oro de la prensa extranjera de Hollywood al usar el español al presentar el premio a mejor guion.
Acompañado por Felicity Jones, su compañera en “Rogue One”, la última entrega de la saga de “Star Wars”, Luna llegó al escenario diciendo: “Silencio por favor, buenas noches”.
Luna y Jones se encargaron -en inglés- de presentar a los cinco nominados a mejor guion. Y al finalizar, el mexicano recuperó el español para decir la tradicional frase de anuncio: “Y el Globo de Oro es para…”.
Fue para Damien Chazelle, director de “La La Land”, la gran triunfadora de unos Globos de Oro en los que los representantes hispanos se fueron de vacío.
En un año con pocas nominaciones latinas, las esperanzas estaban puestas en su compatriota y amigo Gael García Bernal, que repetía candidatura a mejor actor de serie de comedia por su papel en “Mozart in the Jungle”.
Se llevó el premio el año pasado, pero en esta ocasión se lo arrebató Donald Glover por “Atlanta”, una de las series revelación de esta temporada.
Tampoco pudo repetir premio la actriz de origen puertorriqueño Gina Rodríguez. Era su tercera nominación consecutiva como mejor actriz de serie de comedia o musical por “Jane The Virgin”.
Ganó a la primera, hace dos años, pero ni en la pasada edición ni en esta le ha vuelto a sonreír la suerte.
Y otro estadounidense de origen puertorriqueño, el artista Lin-Manuel Miranda, se fue igualmente de vacío al no conseguir el Glono de Oro a la mejor canción original, al que optaba por “How Far I’ll Go”, de la película de animación “Moana”.
Lo mismo le ocurrió al chileno Pablo Larraín, nominado al Globo de Oro a la mejor película extranjera por “Neruda”, un premio que se llevó la francesa “Elle”, de Paul Verhoeven.
Larraín estuvo nominado también en la pasada edición por “El club”, pero el premio fue a parar a la húngara “Son of Saul”, de Lászlo Nemes.
La última película en español que ganó el Globo de Oro a la mejor producción extranjera fue “Mar adentro”, del español Alejandro Amenábar.