El año 2030, meta para
el fin del VIH en Latinoamérica

La OPS confía en los avances en la lucha contra el VIH.

La detección temprana y el acceso al tratamiento antirretroviral son las herramientas fundamentales para erradicar en 2030 la epidemia del VIH en Latinoamérica, una región en la que 1,7 millones de personas viven infectadas por ese virus, según Onusida. La epidemia en la región afecta principalmente a los hombres, con un estimado de 1.1 millones de individuos viviendo con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), además de cerca de 200 mil personas que están entre los 15 y los 24 años de edad, incluyendo a 40.000 niñas adolescentes y mujeres jóvenes. Es así como, a pesar de que Latinoamérica es una de las regiones del mundo que tiene la cobertura más alta para el tratamiento antirretroviral con el 47 % de personas que viven con VIH, el pasado septiembre el
subcontinente acordó un plan para poner fin al sida y a las infecciones de transmisión sexual (ITS) para 2030. El acuerdo, que se alcanzó en EE.UU. en el 55 Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) prevé acelerar desde ahora hasta 2020 las medidas de prevención y tratamiento, con un plan que busca reducir en un 74 % los casos nuevos de VIH, disminuir en un 62 % las muertes anuales relacionadas con sida y bajar del 7 % al 2 % la proporción de niños que nacen con VIH. Con estas metas en el horizonte, los países de la región llegan al final de 2016 con estadísticas en descenso en número de infectados (-17 %), menor número de niños que nacen siendo portadores del virus y descenso en el número de muertes relacionadas con el VIH (29 %). La Organización Panamericana de la Salud (OPS) creó para la conmemoración del Día Mundial de la Lucha contra el Sida en 2016, el eslogan “Acepta el reto. Terminemos con el sida”. Un reto que de ser alcanzado
terminará en 15 años con la epidemia del VIH. Ahí está el reto.