Covid-19 sigue golpeando a Ontario

En todo Canadá la cifra de casos de Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2, asciende a 808,110, con un saldo de 20,704 muertos, y en los últimos siete días, se notificaron en el país 24,529 contagios, un 20 por ciento menos que en similar período anterior; hubo 701 muertes; mientras unas 2,863 personas están en hospitales y otras 747,114 se consideran recuperadas, de acuerdo con informes oficiales.

Hasta la fecha se han administrado alrededor del 88 por ciento de 1,251,315 dosis de vacunas distribuidas a las provincias, lo que significa 2,9 por cada 100 habitantes, según datos oficiales.

En medio de esta coyuntura, las autoridades de la ciudad de Toronto y en toda la provincia mantienen vigente la orden de permanecer en casa y respetar las disposiciones para frenar la propagación de la enfermedad.

En la provincia de Ontario la situación sigue siendo grave, pues hasta la fecha las autoridades locales reportaron 276,718 contagios y 6,483 fallecidos, y en los últimos siete días registraron 10,355 enfermos con Covid-19, lo que significa un 25 por ciento menos que la semana pasada, una cifra alentadora pero todavía por debajo de lo necesario.

Desde el inicio de la pandemia, en la ciudad de Toronto ha habido 90,595 casos de Covid-19, y actualmente hay 414 personas hospitalizadas, mientras 70,181 pacientes se han recuperado, y a pesar del esfuerzo del personal sanitario y directivos del gobierno de la urbe, ha habido 2.516 muertes por Covid-19 en el área citadina.

Por otra parte, el Servicio de Salud Pública de Toronto (Toronto Public Health, TPH) anunció que se han identificado cinco enfermos de Covid-19 con mutaciones de coronavirus en dos centros de salud en la urbe, incluyendo uno confirmado como positivo para la variante que se detectó primero en el Reino Unido, y se esperan los resultados de las pruebas de laboratorio para los cuatro casos restantes.

Las autoridades locales insisten a través de sus medios de comunicación en que, para detener el avance de la enfermedad, proteger el sistema de salud y salvar vidas, resulta imprescindible que todas las personas, entidades públicas y privadas cumplan las disposiciones nacionales y locales, los estatutos de la ciudad y las pautas de salud pública.

En una nota de prensa publicada este fin de semana en la página en Internet del gobierno de Toronto, las autoridades reconocieron que el año pasado requirió un tremendo trabajo en la urbe y áreas adyacentes, por lo que “la ciudad aprecia sinceramente el sacrificio, la labor incansable y la mentalidad comunitaria de las personas y las empresas que se han adaptado para cumplir con las órdenes y los estatutos y mantener seguros sus vecindarios”.

Los expertos recuerdan que las personas deben permanecer en casa tanto como puedan, pero a la vez reconocen los beneficios que otorgan a la salud comunitaria el aire fresco y el ejercicio en áreas abiertas, aunque los especialistas recalcan la necesidad de que al visitar los parques, los residentes deben practicar el distanciamiento físico y siempre usar una máscara.

La semana pasada, el primer ministro Justin Trudeau, reafirmó que Canadá logrará inocular a su población a pesar de las “interrupciones momentáneas” en el suministro de vacunas contra la Covid-19 y está colaborando estrechamente con la nueva administración estadounidense para combatir la enfermedad.

El gobierno federal está bajo presión por la lentitud en el despliegue del programa de vacunación, causada en parte por la reducción temporal de las entregas prometidas por parte de la farmacéutica Pfizer Inc y la ralentización temporal de las dosis de Moderna Inc.

Al respecto Trudeau dijo que “obviamente, en esta cadena de suministro global en torno a los nuevos productos y a los aumentos en la fabricación existen interrupciones momentáneas semana tras semana, pero seguimos en el buen camino para cumplir los compromisos y hacer llegar muchas vacunas a los canadienses lo antes posible”.