Estadios millonarios e islas artificiales: cuatro curiosidades que tal vez no conozcas de Qatar 2022

Un mundial de fútbol siempre despierta muchísima expectación en todo el orbe. El evento es uno de los más significativos y de los que más público atrae y es por ello que, al igual que ocurre con los Juegos Olímpicos, numerosas naciones aspiran a convertirse en sede de la fiesta de uno de los deportes más seguidos.

Este 2022 la suerte le tocó a Qatar y, como buenos anfitriones, los qataríes tienen preparada más de una sorpresa para los miles de fanáticos que serán testigos del megaevento deportivo.

Uno de los aspectos que siempre llama la atención es precisamente los estadios donde se llevarán a cabo los partidos y en ese sentido el país anfitrión ha optado por rescatar algunas de sus emblemáticas joyas y además crear nuevos espacios que quedarán para la posteridad como verdaderas proezas arquitectónicas de Medio Oriente.

Tal es el caso de Lusail Stadium el cual fue creado desde cero y contempla una capacidad para 80.000 espectadores. Junto a Education City Stadium, Al Bayt Stadium y otros, se estima que el país ha invertido más de 4000 millones de euros solamente en la creación de instalaciones deportivas para el Mundial.

Otra particularidad de este encuentro será que sólo se jugará en una única urbe: Dubai. Esta decisión marca sin dudas un antes y un depués en este tipo de eventos que con frecuencia tienen varias ciudades sedes para distribuir espectadores y equipos y ser capaces de acoger encuentros simultáneos.

Si todavía no crees que este Mundial de la FIFA será para la historia te contamos que hasta amenaza de “ley seca” tiene. En Qatar el consumo de alcohol esta prohibido tanto en la calle como en eventos al aire libre. Sin embargo, se sabe que la propia FIFA hará un reclamo al país para que se permita la venta de bebidas alcohólicas dentro de las zonas reconocidas como “Fan Fest” o “Fan Zone”.

Al Rihla, balón oficial del Mundial de Qatar 2022.

Como dato final te comentamos que Al Rihla es el nombre del balón que futbolistas del Mundial de Qatar 2022 patearán hasta decidir el nuevo campeón del orbe. En esta ocasión el balón será blanco con rayas cruzadas en azul, rojo y dorado. Su nombre significa “el viaje” en árabe, y se inspira en la cultura, la arquitectura, las emblemáticas embarcaciones y la bandera del país anfitrión.