La belleza de la discapacidad bajo la mirada de sus “devotos”

Un devoto o “devotee” es una persona a la que le interesan afectiva y eróticamente personas con discapacidad, una atracción poco estudiada y sobre la que la psicóloga venezolana Carolina Mora realiza una ambiciosa investigación que se inició hace diez años después de que ella misma fuera objeto de deseo.

 

Mora dijo a Efe que aspira a que en pocos meses pueda culminar la cuarta investigación sobre el tema que se ha hecho en el mundo, en la que ha entrevistado, en su mayoría vía internet, a 2.234 hombres devotos de los cinco continentes, aunque lamenta no tener en la muestra a representantes del mundo musulmán ni a mujeres “devotee”.

 

La psicóloga clínica y profesora de la Universidad Central de Venezuela (UCV) dice que su motivación para investigar sobre esta parafilia, como se le llama a la conducta sexual que no encaja en el concepto tradicional de cópula, empezó en el 2005 cuando ella, como mujer que vive con una discapacidad, estuvo en la mira de un devoto.

 

Mora empezó entonces a entrevistar a aquellos que han admitido sentir este tipo de atracción, hombres a los que ha encontrado en su mayoría, a través de sitios en internet en los que ellos buscan chicas con estas características.

 

Hace diez años, Mora recibió una invitación de amistad en la red social Facebook de un hombre que, como pudo ver, tenía a otras amigas con problemas motores, con aparatos, con muletas, muy parecidas a ella que por haber sufrido de polio desde muy pequeña ahora tiene una discapacidad.

 

Decidió escribirle para preguntarle si “coleccionaba” mujeres discapacitadas y que si ese era el caso, ella no quería formar parte, pero la respuesta le llamó la atención: él admira a estas chicas, las ve como una especie de “modelos” de vida.

 

Su curiosidad aumentó, se encontró con el admirador y fue él quien la introdujo en el concepto del “devoto” pero para negar que él fuera uno de ellos.

 

Desde ese día su interés por el tema no paró y Mora inició la investigación, al principio para satisfacer su curiosidad, ingresando a buscar todo lo que aparecía sobre los “devotee” en internet y preguntando sobre el tema a sus colegas que resultaron desconocer tanto sobre esta parafilia como ella.