La importancia de la espera

Una frase del escritor francés Gustave Flaubert dice que: “Hay que esperar cuando se está desesperado, y andar cuando se espera”.

Si bien, querido lector, le puede parecer paradójico ahí radica precisamente el valor de saber esperar el momento oportuno. No significa pasividad, solo movernos en la dirección adecuada.

Medidas sanitarias que ya creíamos olvidadas regresan nuevamente a transformar la relativa normalidad que habíamos logrado, y aunque ello nos pueda resultar desalentador no debemos perder la noción de la importancia que tienen para nuestra salud y la de las personas que amamos.

Aboguemos entonces porque se respeten las disposiciones provinciales y vivamos conscientes de que la espera por tiempos mejores puede parecer larga pero no significa que la vida se ha quedado parada al borde del camino.

Continuemos planificando esas vacaciones ideales que queremos, esa reunión con nuestros amigos, esa cena con los compañeros de trabajo y tratemos de ser felices en esta situación única que nos puso la vida. Vale también recordar que cuando regrese el abrazo, la fiesta y el beso lo valoraremos muchísimo más gracias a ese gusto especial que le da a las cosas el poder de la añoranza.