TPS/ Daca: Canadá estudiará propuesta para flexibilizar programas de inmigración 

El MP Pablo Rodríguez dijo que Canadá considerará ideas para atender posible influjo de inmigrantes -subtitulo

 

 

FREDDY VELEZ / Editor

 

¡Ojo salvadoreños y ‘dreamers’ en Estados Unidos!: Ottawa sostiene que acá no hay puertas cerradas, pero sí un sistema de inmigración estructurado al que cualquiera puede acudir, siempre y cuando cumpla las reglas y requisitos.

El MP Pablo Rodríguez

Ese es el mensaje reiterado por el parlamentario federal canadiense Pablo Rodríguez, quien el viernes anterior se reunió con miembros de la comunidad y con representantes de la Coalición para la acción sobre el TPS y Daca.

En Toronto, Rodríguez -quien es de origen argentino-, recibió precisamente una propuesta puntual de la Coalición para la acción por el TPS/Daca.

Rodríguez dijo que la entregará al ministro de Inmigración y al ejecutivo para que se estudie la viabilidad de lo propuesto. No entró a calificarla, aunque dijo que era ‘muy clara’, y dijo que agradece el llamado a esta reunión por cuanto se entregó “bastante información”.

La palabra clave, parece ser, es flexibilización. Así se desprende luego de leer la propuesta y tras escuchar las palabras de los voceros de la citada coalición.

Rodríguez aseveró que llevará tanto la información como la propuesta “al ministro de inmigración y al gobierno federal para discutir de todo esto en el contexto actual”.

Eusebio García, dirigente de la Asociación de Salvadoreños en Canadá -Asalca, a la sazón trabador comunitario en el tema de refugio y unos de los líderes de la coalición, dijo que esta primera discusión fue “positiva”.

“No sabemos qué va a pasar al final, pero tras haber compartido la información y nuestras preocupaciones con el diputado y con la gente de inmigración ciertamente que nos deja un buen sabor”, agregó García.

García fue claro en decir que “no estamos hablando de los 200 mil salvadoreños que están en estos programas ni en los del Daca, sino de una porción de esta gente”.

De todas formas, se advierte el riesgo de un éxodo masivo con rumbo norte. El documento entregado a Rodríguez hace un estimado conservador y habla de la posibilidad de tener un influjo de unas 20 mil personas. Y esto tendría consecuencias para el sistema de inmigración que se vería saturado y con una congestión en el proceso de solicitudes. También se estaría creando una crisis en materia de acceso a vivienda para esas personas.

La propuesta plantea opciones a estudiar por Ottawa, entre las que sobresale que se flexibilicen las condiciones para que, si se da el caso, muchos de los que decidan tocar las puertas de Canadá, sean aceptados bien sea en programas de residencia como el de “Entrada Expresa” o que se les otorgue permisos de trabajos.

También se pide considerar una opción en el caso de solicitudes de refugio en la modalidad de razones humanitarias, si se demuestra que la persona corre peligro de regresar a su país de origen o si tiene familiares que lo ‘patrocinen’ en su proceso de inmigración acá en Canadá.

Unos 200 mil salvadoreños -con permiso temporal ETS- deberán abandonar Estados Unidos en 2019 si no logran otro estatus allí, y se cree que muchos opten, ante el desconocimiento de otras alternativas, por buscar refugio en tierras canadienses.

Igual, podría darse un influjo de los denominados ‘dreamers’, si es que ese programa -que beneficia a cientos de miles de jóvenes hijos de inmigrantes indocumentados-es finalmente cancelado por el gobierno del país vecino.

La cuenta regresiva sigue y el panorama político no permite avizorar una resolución positiva para unos y otros.

Este 5 de marzo se vence la protección especial concedida a unos 700 mil dreamers por el gobierno de Barack Obama en 2012. Y esto mantiene a Canadá en suspenso por la posible masiva llegada de inmigrantes desde su vecino del sur.