LOS ROLLING STONES EN CUBA: Cuando el rock tumbó otro muro

Mick con la bandera de Cuba
Mick con la bandera de Cuba

FREDDY VELEZ* / Textos y fotos, del enviado especial a La Habana

La música ganó una ‘guerra’ en La Habana. Y Los Rolling Stones marcaron la historia como el grupo de rock que borró en Cuba las distancias entre socialismo y capitalismo.
El pasado viernes, sus Majestades Satánicas elevaron a la isla a terrenos celestiales en un culto gratuito al que asistieron un millón trescientos mil almas -récord para el grupo inglés.
Cubanos, en minoría, pero sorprendentemente muy jóvenes. Extranjeros de todas las tierras, muchos feligreses de los ingleses desde siempre.
Keith Richards, no añeja. Mick Jagger, enorme. Cabalgaron sobre la tarima, sin señas de sus setenta y algo; se echaron al público al bolsillo al agradecerle a Cuba por toda la música que ha dado al mundo; e hicieron un coro singular con los cubanos de Entrevoces.
Un regalo musical -cuya logística costó US$7 millones, para señalar nuevos tiempos como lo dijo Jagger en algún momento.
Había pasado un repertorio inmenso de temas -incluso la romántica balada Angie- e iban dos horas.
Final falso, para que al cerrar Mick preguntara: “¿están listos?”. Y la descarga extendida de Satisfaction despidió una noche histórica.

2-Keith y
Keith Richards y Ronnie Wood

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Editor general de CORREO Canadiense, periodista colombo-canadiense, radicado en Toronto.