ATAQUE DE DONALD TRUMP: En
trompa cerrada no entran moscas

PASTOR VALLE-GARAY *

Pastor Valle-Garay
Pastor Valle-Garay

 

Nadie llega al mundo dotado de estupidez. Ignorancia, sí. Así nacemos. Sin embargo la ignorancia tiene remedio. Se estudia. Se aprende. Se desarrolla el ser humano.

La estupidez, por otra parte, es incurable. No importa que el individuo sea un billonario como Donald Trump o un irremediable narcisista como Roberto Rivas, el flamante director del Concejo Supremo Electoral. La mayor diferencia es el elevado nivel de estupidez de ambos.

La semana pasada Trump abrió su trompa elefantina para escupir su candidatura a la Presidencia de los Estados Unidos. Es el candidato número 16 por el Partido Republicano y el segundo en popularidad entre sus colegas. Hillary Clinton, con poca oposición en el Partido Democrático y con mucho regocijo político, estará frotándose las manos de felicidad antes las perspectivas de enfrentarse a un colosal payaso en los comicios de noviembre.

REGRESA EL UGLY AMERICA. Al lanzar su candidatura, el discursillo del Trumpudo enarboló su propia bandera racista tildando a los inmigrantes indocumentados, particularmente a los de México y de Centro América, de traficantes de drogas, de prostitución y de crímenes. Por supuesto, hay excepciones, dijo Trump, añadiendo que algunos latinos trabajan para él. No detalló sin estos obreros reciben salario mínimo, si son mano de obra barata o simplemente indocumentados explotados en los Estados Unidos por su condición legal.

Las declaraciones de Trump provocaron un rechazo inmediato, total y bien merecido entre las corporaciones y personajes afiliados al Concurso de Miss Universo y Miss USA, que le pertenecen a Trump y que ocurren en dos semanas. México, las cadenas de televisión NBC, Televisa y Univisión cancelaron los contratos de transmitir los espectáculos el próximo 12 de julio en el condado Miami-Dade, en donde residen miles de latinoamericanos. El alcalde de Miami Tomás Regalado declaró que “No creo que Trump deba ser bienvenido en la ciudad de Miami para nada después de lo que dijo.”

Otros prominentes miembros del mundo hispano retiraron su respaldo al Concurso y criticaron abiertamente el racismo de Trump. Entre ellos el raguetonero colombiano J Balvin, la banda de rock Maná, el comediante Eugenio Derbez, la animadora Roselyn Sánchez, el actor chileno Cristián de la Fuente, los animadores estadounidenses del Concurso de belleza Thomas Roberts y Cheryl Burke y el multibillonario mexicano Carlos Slim de Ora TV. Macy’s no venderá productos de Trump. Vendrán más.

Por su parte en México los artesanos nacionales decidieron unirse al repudio de Trump. Construyeron piñatas representando la figura del magnate estadounidense. De la noche a la mañana la piñata Trump se convirtió en el objeto más codiciado en México. Se dispararon las ventas. Se incrementó el delirio de los niños quienes la aporrean a garrotazos a más no poder en las celebraciones de cumpleaños y de otras festividades. Perfecto signo de exclamación al payaso que pretende asumir la Casa Blanca.

LA LÓGICA CONSECUENCIA DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO

En el mismo disparatado discurso Trump denunció por desventajoso para los Estados Unidos el Tratado de Libre Comercio firmado por México, los Estados Unidos y Canadá que entró en vigencia el primero de enero de 1994.

Según el millonario Trump los obreros estadounidenses sufren ahora porque perdieron sus empleos al implementarse el Tratado. Lo que no menciona Trump es que inmediatamente después de lograr el Tratado las grandes corporaciones estadounidenses y canadienses trasladaron sus operaciones a lo largo de la frontera Estados Unidos-México para aprovecharse del desempleo en esa nación, de la mano de obra barata y de la falta de supervisión en daños ecológicos en México. Nacieron así las nefastas maquiladoras que producirían desde ropa hasta partes de automóviles y tecnología electrónica por una fracción inverosímil de lo que costarían dichos productos si fuesen fabricados en los Estados Unidos. El trabajo del obrero mexicano, trabajo que no haría por un salario miserable el obrero estadounidense, incrementó extraordinariamente el margen de ganancia de las grandes corporaciones y de los inversionistas estadounidenses.

De igual manera Trump ignora los irreparables daños causados al pueblo y al ambiente en México como resultado de echar en el Río Grande miles de toneladas de productos tóxicos. El Río Grande forma parte de la frontera entre Estados Unidos y México, frontera donde se establecieron monstruosas maquiladoras norteamericanas y canadienses. Lamentable la vertiente del Río Grande también suministra agua potable y de riego para los grandes plantíos de vegetales y frutas a las ciudades fronterizas de México y Estados Unidos. Estos desperdicios tóxicos son directamente responsables de las muertes de muchos jóvenes y niños en ambos lados de la frontera. Documentales producidos por la televisión de Estados Unidos y de Canadá han detallado los criminales efectos de estas prácticas de las multinacionales estadounidenses: cientos de niños mexicanos y estadounidenses han nacido deformados, algunos con el cerebro expuesto fuera del cráneo. Mientras tanto los Trump de Estados Unidos se llenan los bolsillos con las ganancias tras causar semejante tragedia a la población de ambas naciones.

(Cabe señalar que una de estas corporaciones norteamericanas indemnizó con la suma de US $14 millones de dólares a numerosas familias mexicanas y estadounidenses, víctimas del envenenamiento ecológico. La compañía pagó pero rehusó aceptar responsabilidad por el desastre causado).

LA LEY DE LA OFERTA Y LA DEMANDA.

El candidato presidencial Trump además comete la osadía de culpar a México y a los inmigrantes por el tráfico de drogas a su nación y promete construir una enorme muralla para exterminar este negocio cuando él sea Presidente. ¿Qué sabe Trump de negocios? Entre 1850 y 1900 tales drogas como la cocaína y el opio eran las favoritas del país. Se vendían y se consumían en todas las clases sociales de los Estados Unidos. Luego siguieron la morfina, la marihuana y éxtasis, traficadas por los grandes gángsters gringos de la época.

Hoy no solamente hay una cantidad extraordinaria de drogas y derivados sintéticos que la población estadounidense demanda con creces sino que en varios estados de la nación se legalizó la distribución y venta de la marihuana. Este año el gobierno estadounidense recaudó más de $100 millones de dólares en impuestos por la producción, distribución y venta de la marihuana al consumidor gringo. A esto, Sr. Trump, de acuerdo con la biblia de los negocios se le denomina la ley de la oferta y de la demanda. Ningún país como los Estados Unidos demanda tanta droga hoy en día. Los carteles sencillamente la ofertan. Es capitalismo desenfrenado. Como el suyo con la belleza de la mujer.

Es obvio que Trump carece de las más básicas credenciales morales o humanas para pretender la presidencia de los Estados Unidos en el 2016. Un triunfo electoral marcaría un hito sin precedentes: el pueblo habría elegido de presidente a un vulgar payaso. Por ahora Mr. Trump no diga tantas estupideces que convierten a su nación en el hazmerreir de la política. En trompa cerrada no entra moscas.

 

*Senior Scholar, York University, Canadá