Receta de bolitas de queso y arroz

Las bolitas de arroz y queso son una receta muy práctica. Se hace con ingredientes bastante básicos y no lleva demasiado tiempo ni esfuerzo hacerlas. Como resultado, tendremos una bola empanada y rellena de arroz con queso derretido. En su núcleo, además, introduciremos una pequeña porción de mozzarella. ¡Mucho más queso derretido aún!

Ingredientes para 2 personas:

200g de arroz redondo

2 dientes de ajo

50g de mozzarella rallada

50g de mozzarella fresca

1 cucharadita de orégano

Pan rallado

1 huevo

Sal y pimienta

Aceite

Modo de preparación:

1.-En una cazuelita ponemos un chorrito de aceite a fuego suave. Añadimos los dientes de ajo y dejamos cocinar un par de minutos. La idea no es dorar el ajo si no aromatizar el aceite con su sabor. Por eso es mejor hacerlo a fuego muy suave

2.- Añadir el arroz y remover con una cuchara de madera a fuego medio durante un minuto más.

3.- Es el momento de añadir el agua. El doble de cantidad que de arroz así que, si habíamos puesto 200g de arroz, ponemos 400ml de agua. Puedes añadir caldo de ave o de verduras, si lo prefieres. Añadir una pizca de sal y dejar cocinar el arroz a fuego medio-bajo unos 15 minutos. Hasta que haya absorbido todo el agua.

4.- Una vez cocido el arroz dejar enfríar completamente en la nevera. A partir de este punto, los pasos a seguir son los mismos que si tuvieses un arroz que sobró del día anterior.

5.-Aderezamos el arroz ya frío al gusto. Ponemos un poco de pimienta negra recién molida, una cucharadita de orégano seco y queso mozzarella rallado. Removemos bien con la cuchara de madera.

6.- Ahora cogemos una pequeña porción del arroz y la aplastamos con la otra mano un poco en el centro. En ese lugar, ponemos una pequeña porción de queso mozzarella fresco. Después cogemos otra porción un poco más grande y la ponemos encima. Damos forma de bola de tal forma que esa porción de queso quede encerrada en su interior. Aségurate de prensar bien la bola o si no corre después el peligro de deshacerse. Al final, quedará una bolita que cabrá ampliamente en la palma de nuestras manos. Del tamaño similar a una pelota de tenis.

7.- Pasar la bola por harina, después por huevo batido y finalmente por pan rallado. Una vez empanadas todas, dejar en un plato y congelar durante 10 minutos, para que la masa se asiente bien. También podrías meterla en la nevera durante 30 minutos.

8.- Freír en abundante aceite que esté bastante caliente. Hacerlo hasta que las bolas estén doradas por fuera y el queso de su interior (tanto el rallado como el fresco) esté totalmente fundido. Llevará alrededor de 3 o 4 minutos así que no pongas el aceite a máxima potencia. Finalmente retirar y poner sobre papel absorbente, antes de comer.

Consejo desde la cocina

Una buena idea es comprar tus ingredientes frescos y de primera calidad en Islagrande.com, la tienda virtual con las opciones de pago más seguras. Sin moverte de casa podrás contar con alimentos de primera calidad. Estas bolitas de queso las puedes acompañar con una refrescante bebida para tu familia e invitados. Compra tus refrescos para todos en este link

+ posts