La disyuntiva de los electores en Toronto

oliviachowCon la excepción hecha de esa quinta parte de los electores que pudieran mantenerse fieles a la dinastía Ford, la disyuntiva que tiene Toronto es si escoge mejor a Tory que a Chow o al revés.
Si es por competencia probada en la administración pública y municipal y sus propuestas progresistas la opción tendría que ser por la ex concejal y ex parlamentaria federal, viuda del dirigente Jack Layton.
Ella, que ha fallado en su estrategia de comunicaciones e imagen, tiene ideas interesantes para los temas vitales: transporte masivo, niños, ancianos y servicios sociales.
Pero si es por el líder que se ha movido al centro del espectro político y se cree que es capaz de generar consensos en el concejo municipal y de allanar alianzas con Queen’s Park y Ottawa, el alcalde tendría que ser John Tory.
Además Tory tiene, según sus seguidores la capacidad de sumar a las comunidades de la diversidad como la nuestra –de hecho ha estado con profesionales y empresarios de la comunidad.
johntoryChow, hay que abonarle, también se ha acercado a gente latina, especialmente los vinculados con el sector comunitario y sindical.
Pero pesa en contra de Chow el tema del voto estratégico en una elección de alcalde en la que la consigna para la mayoría parece ser que es evitar que el apellido Ford se repita otros cuatro años en el City Hall.
Qué tanto pesará una cosa y otra sólo se sabrá en la noche de este domingo, cuando los ciudadanos de la cuarta ciudad más grande de Norteamérica decidan quién la regirá. Mientras tanto, la invitación es simple: vote, pero hágalo a conciencia. Así otros no decidirán y así todos ganaremos.