Costa Rica golea a Estados Unidos y lidera el camino a Rusia en Concacaf

Los ticos celebran un gol/ EFE.

Costa Rica se catapultó este martes como líder solitario del hexagonal final de la Cancacaf rumbo al Mundial de Rusia al arrollar por 4-0 a una selección de Estados Unidos de muy bajo nivel que termina colista con dos derrotas en las dos primeras jornadas.Fue un partido redondo para Costa Rica manejado con precisión por el seleccionador Óscar Ramírez, cuya estrategia fue empleada a la perfección por sus futbolistas ante un rival que atraviesa un momento pésimo y que se vio ampliamente superado frente a los 35.000 aficionados que llenaron el Estadio Nacional de San José. Johan Venegas al 43, Christian Bolaños al 68 y Joel Campbell al 74 y al 78, marcaron las anotaciones para los ticos que son líderes solitarios del hexagonal con seis puntos en los dos primeros partidos. Costa Rica hizo su partido, no le importó el rival que tenía al frente y no perdonó las ocasiones más claras que tuvo, mientras Klinsmann se va de San José con muchas dudas y la obligación de replantear su proceso de inmediato.

MÉXICO SALVA UN PUNTO EN PANAMÁ

En tanto, Panamá y México empataron sin goles, lo que impidió a los aztecas desentrañar un “maleficio” de 16 años en suelo panameño, aunque cada selección se llevó un punto en la segunda jornada del hexagonal final de las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial de Rusia 2018.El partido disputado en el Estadio Rommel Fernández de la capital panameña fue bastante cerrado en su totalidad, pero con más
ansias de Panamá de jugar a llevarse los 3 puntos.

HONDURAS GOLEA Y SUMA TRES PUNTOS

La selección de Honduras sumó en casa sus primeros tres puntos en la fase decisiva de las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial, cinco días después de caer en su debut en casa, al imponerse por 3-1 a Trinidad y Tobago, que sumó su segunda derrota. Rommel Quioto a los 15 minutos, Emilio Izaguirre a los 18 y Eddie Hernández a los 80 señalaron la victoria de Honduras, que permitió a los 50 el tanto de Carlyle Mitchell.