Adolescentes: Por un mejor ambiente psicosocial familiar

1--Jassel AruzuzaCOLIMNISTA INVITADA

JASSEL ARZUZA*

 

El miedo que más reportan padres en mi consultas y conferencias es que- mi hijo desperdicie su vida con malas: decisiones, acciones, “pasos”, escogencia de  amistades o parejas. Se refieren a aquello que es percibido como riesgoso, peligroso o fuera de la norma.

 

La ciencia les ha dado la razón: muchos son los estudios que indican que los factores socioculturales -incluye amigos/novio(a)- contribuyen a aumentar la probabilidad de que adolescentes/jóvenes tomen acciones que ponen en riesgo su salud (física/mental/emocional) y hasta sus oportunidades laborales. Está documentado que este período se caracteriza por: inestabilidad mental/emocional/física, búsqueda de identidad, menos presencia de adultos monitoreándolos y falta de compromiso general hacia la familia y las responsabilidades adultas que podrían ejercer.

 

¿Cómo aminoramos ese riesgo? Utilizando un factor protector: aumentando la inteligencia emocional en casa con comunicación asertiva/empática. Recuerde: usted también fue adolescente y, seguramente, con padres empáticos (no laxos) pudo haber pasado situaciones menos peligrosas/dolorosas.

 

Consejos:

– Permita expresión de sentimientos/opiniones de su hijo sin criticarlo/juzgarlo; que sepa que será escuchado con inteligencia y tolerancia.

– No hable mal de sus amigos/novia(o) ni lo haga elegir entre ellos y usted. Respete su elección, permítale equivocarse, déjele ser adulto.

– Si ya siente que está en “malas compañías”, realmente peligrosas, pídale conversar frescamente. Pregúntele qué le gusta de su amigo/novio(a). Valide/valore lo que expresa. Pregúntele porqué cree que le pregunta de él/ella/ellos. Si no atina, no importa, es natural. Dígale que observa acciones/palabras/gestos específicos que le llaman la atención (sin decirle cuáles). Invítelo a observarlos objetivamente, que en 1 semana hablan nuevamente. Semana siguiente: no califique a su(s) amigo(s)/novio(a) como: mentiroso, malo, etc. Si sigue sin atinar, ahí sí hable (sin etiqueta/juicio/crítica destructiva) de acciones/palabras/gestos específicos preocupantes, fundamentados, de su amigo/novio(a). Etiquetar es irrespetuoso, evitemos su  resentimiento/descalificación y alejamiento.

 

 

*Psicóloga online colombiana, Master en Psicobiología y Neurociencias, Life & Business Coach, certificada en Inteligencia Emocional.

www.jasselarzuza.com