ECOS DEL HOT DOCS

Documentalistas latinos y sus reflexionessobre sus realizaciones

ALICIA LEYVA*

Hot Docs, uno de los Festivales de cine documental más grande de Norteamérica, arribó a su vigésima segunda edición en Toronto. 210 títulos, 45 países –ocho de estos de habla hispana.

 

Chile destacado, pues el realizador santiagueño Patricio Guzmán recibió el Premio a su trayectoria fílmica. Se presentaron sus documentales: La Batalla de Chile; La memoria obstinada; Nostalgia por la luz; El caso Pinochet; Mi Julio Verne; y La Isla de Robinson Crusoe. Además de una retrospectiva a su labor como documentalista con la cinta franco-española Filming obstinately, meeting Patricio Guzmán, de Boris Nicot.

 

He aquí lo que dijeron cuatro de los documentalistas latinos participantes.

 

Ernesto Cabellos Damián. La hija de la Laguna. Perú, 2015. 87 mins.

 

Nélida, una mujer en los Andes que habla con los espíritus del agua, emplea sus facultades para enfrentarse a una minera que amenaza destruir la laguna que ella considera su madre. Justo debajo de las lagunas de Nélida, yace un rico depósito de oro que enfrenta a los campesinos que temen quedarse sin agua con la mina de oro más grande de Sudamérica.

 

“Me interesaba mucho explorar como director la dimensión espiritual que mantienen los habitantes en las comunidades donde se asientan yacimientos de oro, como este caso Cajamarca, La fuerza espiritual de Nélida Ayay, la protagonista, en su comunicación con la madre tierra y en particular con el agua, me pareció impresionante y digna de ser contada”, dijo el documentalista peruano.

 

Cabellos Damián manifestó un interés por mostrar “el consumo del oro en la joyería y la necesidad de trasladar al público la reflexión sobre los orígenes de una pequeña joya usada para marcar acontecimientos como bodas, nacimientos y fechas especiales, y su vínculo con  el sufrimiento y dolor” en torno a esa pieza orfebre.

 

Alicia Calderón, Retratos de una búsqueda. México, 2014. 67 mins.

 

Miles de madres mexicanas buscan a sus hijos desaparecidos durante la narcoguerra. Las historias de Margarita, Guadalupe y Natividad se entrelazan para contar las distintas maneras de buscar a sus hijos y de enfrentar la incertidumbre. Un retrato del México actual.

 

“No fue un documental fácil de hacer: aunado a lo que en su momento era difícil de asimilar –un creciente número de desapariciones forzadas, con cifras actuales de alrededor de 26,000 y en un país considerado peligroso para el ejercicio periodístico, sabíamos que había que hacer algo desde el punto de vista fílmico para sensibilizar a la población y antes de que el anterior presidente (Felipe Calderón) dejara la presidencia. Con el caso Ayotzinapa, refiere la documentalista, los mexicanos empezaron a entender la complejidad de las desapariciones forzadas en México. En la postproducción, tuvimos que ser cuidadosos para preservar la integridad de las personas que aparecen en el filme. En México no hay un perfil específico sobre el desaparecido –género, edad, clase social”, dijo la cineasta. Hay una especie de estigmatización, en parte causada por el discurso oficial –que los desaparecidos eran parte de algún hecho ilícito, “por ello abordamos un tema subjetivo, como el amor de una madre por sus hijos, que ayuda a identificarnos con el dolor de esas mujeres”, destacó Calderón.

 

Pablo Álvarez-Mesa. Nuestro Monte Luna. Canadá-Colombia, 2014. 96 mins.

 

En 2013, el alcalde de Bogotá prohíbe las corridas de toros, lo que causa la huelga de hambre de ocho toreros. Dos años más tarde, el poder judicial revoca esa prohibición, en medio de protestas. Mientras tanto, en Choachi, un grupo de adolescentes aprenden los secretos de la tauromaquia, en un modo de resistencia individual y de clases en aquella ciudad colombiana.

 

Pablo Álvarez, documentalista colombiano radicado en Canadá, destacó que “la intención del documental no era tomar partido en un tema que causa debate (las corridas de toros fueron prohibidas en Bogotá y más tarde reinstaladas), sino más bien usar la tradición y rituales de la tauromaquia como una excusa para reflexionar sobre la juventud, en riesgo en Colombia”, sus vidas cotidianas y la lucha social que los jóvenes de la población enfrentan hoy.

 

*Periodista mexicana radicada en Toronto.