Trump niega vínculos con hackers
e insiste en el muro con México

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha reconocido que Rusia estuvo detrás de los ciberataques realizados en el proceso electoral que culminó con los comicios del 8 de noviembre, durante su primera rueda de prensa tras ser elegido en noviembre pasado. 

“Hackear es malo, no tendría que haber ocurrido”, afirmó Trump en su comparecencia ante los medios en Nueva York, refiriéndose a los informes de inteligencia que indican los ataques cibernéticos rusos pudieron beneficiar al aspirante presidencial republicano.
“Sobre el ‘hackeo’, creo que fue Rusia”, resumió, en una posición que cambia opiniones anteriores en las que se mostraba reacio a aceptar que Rusia estuviera detrás de estas acciones que afectaron especialmente al bando demócrata.
El presidente electo afirmó que Estados Unidos está sufriendo ciberataques de “todo el mundo”, “ya sea Rusia, China o cualquiera”.
Incluso así, Trump dijo que “nunca volverá” a ocurrir a partir de que él llegue a la Casa Blanca.
El presidente electo insistió en que “nunca” tuvieron que haberse filtrado informes difundidos en las últimas horas sobre supuestas operaciones de agentes rusos que pueden incluir material comprometido para él.
De hecho, esos datos podrían ser una “mancha tremenda” para los servicios de inteligencia.
El magnate aludía a noticias difundidas el día anterior que indicaban que agencias de inteligencia de Estados Unidos le informaron de supuestas operaciones de agentes rusos que pueden incluir material comprometido sobre él que podría ser utilizado para chantajearle. También expresó la necesidad de reconstruir los lazos con Rusia respecto a la “horrible” relación que existe actualmente porque “Rusia puede ayudarnos a luchar contra el Estado Islámico”, agregó.
En la rueda de prensa, Donald Trump recordó que pedirá la construcción de un muro en la frontera con México y dijo que ese país terminará pagándolo, “con impuestos o pagos” directos.
“No quiero esperar año y medio para hacer un acuerdo con México” sobre la construcción de un muro entre el vecino del Sur y Estados Unidos, uno de sus principales lemas de campaña.
Aun así, Trump dijo tener “respeto” por el pueblo de México y su Gobierno, y aseguró que las autoridades mexicanas “no tienen la culpa de lo que está ocurriendo” con la migración ilegal, agregó Trump.
El presidente electo aseguró también que va a ser “el mayor productor de empleos que Dios ha creado nunca”. Dijo que en las próximas semanas se anunciarán “grandes noticias” sobre empresas que van a expandir sus operaciones en el país y recordó los planes dados ya a conocer por compañías como Ford.
Trump se refirió en concreto al sector farmacéutico, lamentando que la mayoría de los medicamentos que se consumen en el país se fabriquen fuera y señaló que es necesario el retorno de esa producción. Además, expresó su intención de reformar los procesos de compra de productos farmacéuticos para ahorrar “miles de millones de dólares”.
El presidente electo aprovechó para comunicar que va a ceder todo el control de sus negocios a sus dos hijos adultos y a un colaborador, pero no liquidará sus activos en la empresa.
Aseguró que sus hijos no discutirán las decisiones empresariales con él. Su abogada, Sheri Dillon, explicó además que la empresa de Trump no establecerá nuevos negocios en el extranjero durante su presidencia y que las operaciones domésticas serán objeto de una escrupulosa supervisión para evitar conflictos de intereses.

EFE