OTRO REVES PARA HARPER: Khdar queda libre bajo fianza

Omar Khdar

Nada parece salirle bien al gobierno de Stephen Harper estos días.

Primero esta semana debió rumiar el hecho que el izquierdistasNDP ganará en las eleciones provinciales en Alberta –bastión conservador por décadas en el oeste-; luego debió aceptar publicamente que su equipo de prensa había cometido un error y puesto en peligro a militares canadiense al hacer públicos dos videos del Primer Ministro en Irak dejando ver las caras de algunos soldados.

Y este jueves, un juez en Alberta negó la solicitud de suspensión de la orden de libertad bajo fianza de Omar Khadr, ex-prisionero de la prisión de Guantánamo.

Los abogados del gobierno federal habían apelado esa decisión arugmentando que de liberarse a Khdar se perjudicaría las relaciones con Estados Unidos y el sistema de transferencia de prisioneros entre países.

La fiscalía canadiense adujo que el caso de Khadr, quien en 2010 firmó una declaración en la que aceptaba su responsabilidad en la muerte de un soldado estadounidense en 2002, cuando tenía 15 años, tiene una gran importancia internacional y que otros prisioneros podrían “copiar” a Khadr.
Khdar fue transferido de Guantánamo a Canadá en 2012 para terminar de cumplir su pena de ocho años en prisión, y que su liberación dañaría las relaciones de Ottawa con Washington.

La juez del Tribunal de Apelaciones de Alberta, Myra Bielby, decidió acceder a poner en libertad a Khadr.

A pesar del argumento del fiscal, el Departamento de Estado de EE.UU. dio a conocer este lunes un comunicado en el que señala lo contrario y que “Estados Unidos tienen un relación cercana y cooperativa con el Gobierno de Canadá”.

Dennis Edney, abogado de Khadr, había declarado que la oposición del Gobierno canadiense no está basada en razones legales o de seguridad -Khadr ha sido catalogado como un prisionero modelo, sino por razones ideológicas.

Edney señaló que el primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, “no puede soportar ver a este joven musulmán en la calle” y añadió que “admira” a Khadr tras lo que ha tenido que soportar tras años de guerra en Afganistán y prisión en Guantánamo.

“No es la figura de ficción y paranoia de Harper que necesita crear esa ficción”, añadió Edney

El 24 de abril, una jueza canadiense concedió la libertad condicional a Khadr, que en la actualidad tiene 28 años y nació en Toronto en el seno de una familia de origen paquistaní vinculada con el fundador de Al Qaeda, Osama bin Laden.

Pero el Gobierno canadiense apeló la decisión, alegando que Khadr es un peligroso “criminal de guerra” condenado en Estados Unidos por la muerte de un soldado estadounidense en Afganistán durante un combate en 2002.

Khadr, la primera persona en casi 100 años juzgada por crímenes de guerra cometidos cuando era un menor, está apelando en Estados Unidos la condena por crímenes de guerra, al alegar que fue extraída tras años de abusos físicos y psicológicos en la prisión de Guantánamo.

Durante años, Harper se negó a aceptar que Estados Unidos trasladase a Khadr a Canadá, hasta el punto que el joven canadiense fue el último prisionero occidental que abandonó el presidio militar. Con agencia EFE