Time-out ¿No Papi? No problem…

Humberto Sosa

BEBO MORALES

El pelotero dominicano David Ortíz no jugará en los CentroCaribe de Veracruz. Pero su ausencia no significa que la inminente lid, que reparte cuatro plazas a los Juegos Panamericanos de Toronto-2015, vaya a ser una competencia mediocre ni mucho menos. ¿No Papi? No problem… Nadie cuestiona el compromiso del toletero quisqueyano con su país, pero si cuesta ver a un “big leaguer” en un Clásico Mundial, imagínese en un torneo regional. Aún así, los dominicanos armaron una selección que mezcla veteranía y brazos jóvenes para tratar de revalidar la corona conquistada en Mayagüez-2010. Su inclusión en el Grupo B con Panamá, Nicaragua y Venezuela le facilita la tarea.
Pero cuidado, hace cuatro años no estaba Cuba, que ahora regresa y con hambre de triunfo. De hecho, los de la Isla interrumpieron su campeonato y armaron la mejor selección a su alcance para recuperar su hegemonía regional. Convocaron incluso a cuatro jugadores recién llegados de las Ligas Mayores de Japón, porque para los cubanos cualquier resultado que no sea el título es una derrota. A Cuba, que ha sido campeón en 14 de sus 18 incursiones en CentroCaribes, un triunfo le levantaría la moral a una afición que cuestiona la salud de su deporte nacional. Comparten el Grupo A con una débil Guatemala, los anfitriones mexicanos y la peligrosa escuadra boricua. Puerto Rico -país de tradición beisbolera, escogió a lo mejor de su torneo federativo e incluyó a Andy González, sub-campeón del Clásico Mundial-2013 y Francisco Lindor, cotizado prospecto del Cleveland Indians. A México no solo le favorece la localía sino jugar en una ciudad donde el béisbol despierta más pasión que el fútbol. Hay un incentivo extra para rugir: el ídolo local Humberto Sosa Ahumada viste nuevamente el uniforme del Tri.

Panamá llega también con la mira puesta en Toronto, aunque se resiente de un paro de tres días en los entrenamientos, como protesta por la falta de apoyo gubernamental. En su nómina sobresalen Gilberto Méndez y Alberto Acosta, entre otros. Nicaragua tiene más sueños que posibilidades.
Noel Areas, el manager más ganador de la pelota pinolera, armó una escuadra con un pitcheo decente y figuras que intentarán amortiguar la ausencia de sus mejores talentos. Por último, a pesar de su larga tradición beisbolera, Venezuela no luce particularmente amenazante. Sus principales figuras, Willians Vázquez y Luis Alen, juegan en Nicaragua y ni siquiera han entrenado con esta versión de la “Vinotinto”. A priori, Cuba parece encaminada a recuperar su centro en béisbol, imponiéndose con su escuadra de lujo en un evento donde los demás contendientes asisten con equipos de segunda y quizás tercera categoría.