Canadá se prepara para su primera temporada de gripe en medio de la Cuarta Ola

La típica gripe que azota año tras año la nación se convierte hoy en una alerta para los sistemas de salud de Canadá. Esta podría ser la primera temporada desde que comenzó la pandemia de la COVID-19 en el país ya que, gracias a las restricciones de movilidad del 2020, este fenómeno fue prácticamente inexistente.

Sin embargo, las autoridades sanitarias advierten que lo que sirvió como una bendición el otoño pasado, al salvar los sistemas de salud ya abrumados, ahora podría significar que los canadienses tienen menos inmunidad contra las cepas comunes de la gripe.

Los datos de vigilancia de la Agencia de Salud Pública de Canadá muestran hasta las fechas tasas de infección más altas de lo esperado para algunos de los virus estacionales más comunes de Canadá como son el virus sincitial respiratorio o RSV y la parainfluenza humana.

Varias provincias y ciudades ya comienzan a tomar cartas en el asunto para evitar que el mal llegue a mayores y por ello Toronto Public Health (TPH) inició esta semana la campaña anual de vacunación contra la influenza de la ciudad al llevar la vacuna a quienes tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades graves.

Según una nota de prensa divulgada, TPH está colaborando con Inner City Health Associates (ICHA) para comenzar a ofrecer la vacuna contra la influenza a personas sin hogar y que habitan en refugios y lugares de acogida, con el objetivo de proteger a uno de los sectores más vulnerables.

También se están preparando las clínicas públicas anuales de vacunación contra la influenza y ya comenzaron campañas para animar a todos los habitantes de Toronto a recibir su vacuna gratis cuando esté disponible a principios de noviembre.

El 27 de octubre, los residentes de Toronto podrán comenzar a reservar su cita a través de www.TPHbookings.ca. También en noviembre, los residentes también podrán recibir su vacuna contra la influenza en su farmacia local o por medio de su médico de familia.

La gripe se transmite de persona a persona a través de pequeñas gotitas producidas al toser o estornudar, o por contacto con manos, superficies u objetos contaminados. Para prevenir la coinfección de COVID-19 e influenza, se sugiere a la población recibir tanto la vacuna contra la influenza como dos dosis de la vacuna antiCOVID-19 lo antes posible.