29 de julio: el día en el que ya hemos gastado todo