Inmigrantes calificados no logran ejercer en Canadá

Los inmigrantes altamente calificados y un sector universitario de prestigio han colocado a  Canadá a la cabeza de los países del G7 con la fuerza laboral más educada: poco más del 57 por ciento de los trabajadores de 25 a 64 años tienen una credencial universitaria.

Statistics Canada afirmó que casi una de cada cuatro personas en edad laboral tenía un certificado o diploma universitario o una credencial similar en 2021.

Sin embargo, esta realidad también propicia que cientos de inmigrantes calificados se ven obligados a trabajar en puestos por debajo de sus capacidades. Esta situación no tiene explicación alguna en sectores como la salud, donde la necesidad de personal calificado hace mella en la prestación de servicios básicos para las comunidades.

Según un artículo publicado en The Star, el Servicio de emparejamiento de residentes canadienses declaró que 2844 graduados médicos canadienses fueron asignados a uno de los 3410 programas de residencia disponibles en 2022 pero solo 439 graduados internacionales pudieron asegurar un lugar.

Muchos doctores graduados en universidades internacionales se desempeñan hoy como asistentes u otros puestos relacionados al sector, limitando una fuerza de trabajo necesaria e importante.

Las barreras burocráticas y la falta de políticas que apoyen más activamente la insercción de profesionales inmigrantes pone a Canadá en una lamentable paradoja: la de tener una de las poblaciones más preparadas del mundo y no saberla aprovechar.

+ posts